Arquitectura y escultura en curiosas cabañas.

Pequeñas moradas de dos plantas, construcciones esculturales y fantásticas, casitas que parecen reproducciones de libros de cuentos infantiles.

En las fotos puede ver uno de los modelos que el artista uruguayo José H. Bentancor construye en Punta del Diablo, Uruguay.

Interiormente estas curiosas cabañas dan una experiencia singular.

Tanto de afuera como adentro, todo llama la atención por la combinación de la arquitectura y la escultura haciendo tangible la fantasía.

Arquitectura y escultura pequeña cabaña

La luz llega al interior a través de botellas de vidrio de colores incorporadas a las paredes y la luz de la luna se transforma mágicamente en el interior. Las tallas en la madera tienen suficiente cuerpo y escala para impresionar agradablemente los sentidos.

Estructura de la construcción

Hay bastante esmero puesto en las obras de este artista escultor que hace la tarea de un arquitecto. Muchos detalles de terminación con significado pueden observarse bien logrados. El lugar donde estas cabañas se levantan es un sitio inspirador. El producto del trabajo de este artista representa un importante valor agregado para Punta del Diablo.

Estructura de madera de la cabaña

Inteligente esfuerzo para llevar turistas al lugar que depende principalmente de ellos. Completamente funcionales estas moradías trasmiten una sensación de bienestar totalmente diferente. Los vitrales realizados con botellas de vidrio brindan un visual de colores radiantes, desbordando con los rayos solares una verdadera fuente de energía.

Entrada puerta tallada

Sus mosaicos llevan a sentir una agradable sintonía con la naturaleza, representada en el minucioso collage creado en revestimientos de pisos y paredes que embellecen y aumentan el placer de disfrutar confortablemente de una casa realmente fascinante y fabulosa.

Planta alta fachada antropomórfica

Hermosas y exuberantes tallas en madera se transforman cálidamente en escaleras, puertas, paredes en bajo relieve, cuadros y exclusivos muebles colmando el mágico mundo interior de esta obra de arte.

Vista del interior, arte y artesanías

En Punta del Diablo hace 15 años el artista plástico José Bentancor se instala con la familia y construyen su lugar en el bosque. Desde entonces sus artes plásticas comienzan a tomar una inspiración plena de crecimiento espiritual y por ello a elevar el nivel de su arte.

Dormitorio en la planta superior

El artista y sus hijos trabajan principalmente con troncos del bosque, hacen esculturas y muebles escultóricos. Construir cabañas es una expansión de sus trabajos y algo sin duda muy notorio.

Interior de la planta baja y escalera de madera tallada

Uno puede apreciar estas moradías, pequeñas cabañas, como obras de arte, ingeniosas construcciones de arquitectura, gnomos del bosque, set cinematográfico y así.

Ventana hecha de botellas de color incrustadas

Ciudad, cultura y urbanismo.

Si la gente abandona el campo y se urbaniza debe recrear la cultura en la ciudad. Así como el ser humano es social pero debe mantener contacto fluido con la naturaleza, también requiere de formas culturales.

Para su evolución y desarrollo, sobre todo en ambientes densamente poblados. La urbanización intensiva conduce a la anomia (pérdida de la identidad), a lo general más que a lo particular, y a la pérdida de identidad. Por ello es muy importante el desarrollo de la cultura en las ciudades.

Es conveniente que las casas por diseño y estilo correspondan a la cultura local o sean expresión de una cultura foránea. En el diseño arquitectónico es valioso ver reflejada la cultura de la gente.

La cultura en una ciudad contribuye a la identidad y esta al equilibrio de las personalidades de su gente. Las casas en la urbe pueden reflejar muchos aspectos culturales. Toda sociedad evoluciona cuando cultiva su cultura. Algunos gobiernos e intereses empresarios pueden avanzar sin respeto por la cultura en ámbitos urbanos. Así se comprueba.

Ventana y rejas ornamentales
Ventana a la calle elaborada artísticamente

Los arquitectos entonces deben contribuir al desarrollo de la cultura de las sociedades, cuando diseñan casas y ayudan a definir los estilos de las construcciones.

La urbanización especulativa lamentablemente borra aspectos culturales de la ciudad y afecta negativamente, porque las personas olvidan inadvertida y paulatinamente su cultura, dejan de transmitirla a la generación siguiente. Las casas y edificios son portadores de expresiones de cultura, están presentes en el día a día y vigentes de una a otra generación.

Vista aérea de un sector de una ciudad europea
Casas y edificaciones de una ciudad con identidad cultural

La ciudad sin cultura degenera y alienta males, patologías, también da lugar a malos gobiernos que suelen cerrar círculos viciosos. Pero los ciudadanos comunes pueden contribuir a la cultura de la ciudad, reasegurarla.

Una gran urbe recrea actividades nocturnas que extienden la vida cultural en lugares concentrados donde se ofrecen muchas opciones al mismo tiempo, como se ve en este vídeo clip de Buenos Aires.