Panel de hojas solares fotovoltaicas para muros exteriores.

Nuevo concepto, muy diferente a la solución convencional para generar electricidad, es una verdadera innovación.

Pequeños paneles solares fotovoltaicos, desplegados como hojas de plantas, imitan trepadoras cubriendo las fachadas aportan energía eléctrica al hogar sustentable.

Los problemas de los paneles solares en el techo o a la vista, son sus dimensiones y el aspecto antiestético, y con esta propuesta en buena medida es solucionado.

Hojas electrónicas, células fotovoltaicas, distribuidas en una malla, como cortina, se despliega sobre los muros de las fachadas de una casa o edificio, pueden cubrir incluso ventanas y balcones, aportando sombra y lo más valioso energía eléctrica para uso doméstico.

Fachadas con hojas artificiales fotovoltaicas

En el mercado esta es una de la mejores ideas para instalaciones de paneles fotovoltaicos en casas y residencias, pero este producto aún tiene que demostrar mejores rendimientos. La idea proviene de la imagen que se aprecia en mansiones donde se dejó avanzar las plantas trepadoras cubriendo amplias superficies de fachadas, incluso aberturas en lo alto.

Fachada de estilo con las “hojas solares”

Las ventajas de instalación saltan a la vista, ya que no es necesario mover los típicos paneles solares voluminosos, pesados, y frágiles. No se afea la fachada de la casa. Es posible aprovechar además el espacio que corresponde a las aberturas. Hace posible crecer en extensión con más facilidad.

Esta propuesta combina la energía solar con la arquitectura de forma original e innovadora.

Abertura de balcón con la malla de hojas fotovoltaicas

Esta solución para la sustentabilidad de los hogares se llama Solar Ivy y es un nuevo dispositivo inspirado en las plantas que cubren por fuera a los edificios.

Ha sido desarrollado para necesidades de energía individuales, negocios y comunidades, mientras adhiere a los valores del diseño sustentable y se alinea con el movimiento por el cuidado del medioambiente.

Hojas electrónicas en dos tonos

Combinando tecnología fotovoltaica y piezoeléctrica, este producto único, con patente pendiente, continúa creciendo y desafía las nociones de lo que se puede y no se puede hacer con paneles solares.

Solar Ivy y la compañía SMIT emplean materiales reciclados y rescatados, estudiando el ciclo de vida de productos en el mercado. Sus propios componentes también pueden ser rescatados y reciclados. Este singular producto está ahora en el mercado gracias a una compañía de Brooklin, Nueva York.

Hay tres tipos de hojas electrónicas, las de material orgánico no tóxico cuesta cada una 18 dólares y produce 0,5 watt, las hojas de silicona amorfa tienen un valor de 23 dólares y genera 0,75 w cada una, mientras que la opción de hojas CIGS en base a un film delgado tiene un costo de 21 dólares por hoja y producen 4 Watts cada una.

Con un promedio de 500 hojas fotovoltaicas, tamaño recomendado para el uso en una casa residencial se generan aproximadamente 250 watts de potencia.

Las hojas artificiales pueden ser además de color para lograr presentaciones estéticas, y también gracias al color es posible componer letras o logos, incluso lograr un aspecto más natural en las fachadas.

Malla metálica para soporte de las hojas paneles fotovoltaicos

Los ángulos de las posiciones de las hojas se ajustan según necesidades cuando el conjunto se instala, siempre cuidando el aspecto estético.

La malla que sostiene las hojas es de acero inoxidable, puede seguir contornos, curvarse o amoldarse a frentes con estilo. También es posible estudiar y organizar las concentraciones de las hojas en determinados sectores.

Como se señaló más arriba, igual a las hojas naturales, además proveen de sombra. Invierta en energía solar, con sistemas como este se hace cada vez más fácil,

Fuente solarivy.com compañía norteamericana de Brooklyn, Nueva York.