El espacio en la arquitectura.

El uso y la ocupación de la dimensión habitable.

Apartamentos del mismo valor que una casa pero con espacio exterior reducido a un balcón donde sólo se pueden ubicar un par de sillas y de lado. Casas entre medianeras con un patio interno chico, y sombreado la mayor parte del dia. Pisos de apartamentos en un área residencial de elevado estándar, con ventanales amplios al corazón del bloque urbano, y el espacio edificado por completo con otros edificios similares, llenos de ventanas que dejan ver ventanales y más ventanas. Ventanas miran ventanas.

Así es como se construye en Buenos Aires, con muchos ladrillos, ocupando terrenos, pero cercenando el espacio habitable. Espacio es lo que debe reinar afuera y adentro de los edificios, en la calle y en el corazón de la manzana (bloque urbano). El espacio disponible hace a la calidad de vida.

Espacios interiores casa marroquí

El espacio es de mucho valor en nuestras vidas y la misión de la arquitectura debe ser optimizarlo. La iluminación y el espacio permiten desarrollar una vida normal y saludable, con confort suficiente, satisfacción por vivir y con alternativas para las eventualidades que siempre ocurren.

Una vivienda no es «paredes y techo», esos son apenas límites que definen y protegen un ámbito en donde la vida humana se despliega. La vivienda es principalmente espacio habitable de calidad.

Para crecer algo o alguien necesita de espacio. Siempre, en la vida estamos en proceso de crecimiento, porque la vida es un fenómeno que continuamente avanza, se despliega y expande. Crecemos como personas y lo hacemos también en número de individuos, por ello lo valioso del espacio y la importancia del espacio vital, tan necesario como el aire, el agua o los alimentos.

El espacio es un intangible al cual hay que definirle los límites. Apreciamos su valor cuando es escaso, disfrutamos de su disponibilidad amplia sin darnos cuenta cabalmente del papel que cumple en los diferentes momentos de nuestras vidas.

Una casa es una forma definida de espacio y cumple su función esencial cuando ha sido considerado con inteligencia el espacio necesario para habitarla. Las relaciones entre las personas se ven afectadas directamente por el espacio disponible en los ambientes, por ello la frase: «La casa grande salva a la familia«.

Al diseñar una casa se puede pensar y proyectar de afuera para adentro o desde el interior hacia afuera. Los factores condicionantes suelen decidir la dirección del proyecto. Muchas veces la inteligencia encuentra los caminos para darle prioridad a los seres humanos en lugar de arrancar desde las paredes o por las lineas de edificación.

Espacio interior en un apartamento amplio

El compromiso de la arquitectura es para con el espacio y la luz, por nosotros para desarrollar nuestras vidas saludablemente. La casa bien diseñada, como una máquina, sirve para hacer que muchas cosas funcionen según se espera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *