Viejo establo reciclado como atelier en Dinamarca.

Este es ejemplo de vieja construcción rural reciclada, se trata de un viejo establo convertido en atelier para un artista europeo.

De la antigua construcción se conservan muros exteriores y se aprovechan como soporte para una estructura nueva de carácter minimalista que cierra el techo y completa las paredes por lo que ahora sirve de taller artístico. El diseño aquí combina perfectamente lo viejo y lo nuevo en equilibrio y con armonía.

Rescata un bien arquitectónico que habla del pasado y de una actividad, para otra función, y armoniza con el conjunto edilicio rústico y tradicional de la propiedad rural. La construcción que se aprecia en las fotos está ubicada en un rincón rural de Dinamarca.

Reciclar viviendas y construcciones antes dedicadas a otras funciones para convertirlas en casas, es ahora una tarea más frecuente en Europa, donde conservar arquitectura se hace imperativo, tanto cultural por el acerbo, como legalmente.

Viejo establo reciclado como original atelier

El ingenio y la habilidad para el diseño, como en este caso, han encontrado soluciones arquitectónicas que seguramente inspirarán u orientarán a los profesionales de otras latitudes.

El contraste y la complementariedad de lo antiguo conservado y lo nuevo superpuesto, moderno y funcional, permite destacar algunos aspectos y disimular otros a la vez. La vieja construcción ha quedado en pie y eso es lo importante, se ha conservado identidad.

La nueva obra logró el objetivo de refuncionalizar el reducido espacio para adaptarlo a la vida moderna, y específicamente a una tarea en particular, especialmente en este caso como una caja óptica luminosa, con amplios espejos en su interior y con propósitos para contribuir al arte.

Perfil del establo luego del proceso de reciclado

El resultado del trabajo se muestra impecable. Paredes gruesas rústicas, que impresionan caleadas, y una caja negra agregada que se despega y superpone visualmente, todo balanceado en un conjunto que conforma una nueva unidad armónica.

Esta transformación del viejo establo en atelier fue un proyecto a pedido del cliente, ansioso por establecer su espacio de trabajo justamente en una construcción de ese tipo. Desde el comienzo la intención pasó por conservar la vieja construcción y el atelier debía ser un lugar que funcionara de modo semejante a un espacio óptico.

Fachada con puerta de acceso al establo modificado

Usando superficies espejadas para reflejo de la luz natural en el interior, sobre pared y techo, se logró atrapar y difundir la luz del día para los objetos en el interior, en un intento por crear distintas profundidades en un espacio pequeño.

Vista interior del techo mitad espejo

En este proyecto, los arquitectos buscaron optimizar el quantum de luz de día provisto desde las aberturas del techo.

Interior con espejos

Por afuera, el atelier se ve como un prisma saliendo del viejo establo. La nueva expresión arquitectónica lograda recurre a diferentes materiales y también está relacionada con los perfiles de las construcciones pre-existentes.

Ventanas de techo y espejos

Las superficies espejadas en el interior corresponden a una pared y medio techo. La multiplicación del espacio y el efecto logrado se puede asegurar que es casi alucinante.

Ingreso de luz natural al ambiente

Esta obra de arquitectura por reciclado se encuentra en la localidad de Fureso en Dinamarca, y la superficie cubierta es de 25 m2. El cliente es un privado y fue completada en Mayo del 2010.

Reflejo de la luz en los espejos y la pared

El mérito arquitectónico está en que se ha convertido un viejo establo en caja óptica a una escala que seguramente generará envidia de otros artistas.

Ventanas del techo
Fascinante proyección de la luz en el interior con los espejos

El estudio de arquitectura encargado de la tarea del reciclado del establo rural tiene su sitio web en www.svendborgarchitects.dk este enlace lleva a la página del proyecto.

Corte transversal del atelier

 Planos arquitectónicos de Studio Posehuset con función de pequeño estudio de arte, en una superficie de 25 m2.

Planta del atelier