Los edificios de apartamentos

Los apartamentos o departamentos como se los denomina en algunos países, son alternativas a las casas en la ciudad.

Agrupados en edificios, estas unidades de vivienda crean una concentración poblacional más densa que ofrece como compensación a la reducción del espacio, la proximidad a un conjunto de servicios de la ciudad y en algunos casos vistas panorámicas de la misma ciudad, de espacios abiertos, ríos o del mar, en el mejor de los casos.

Edificios de apartamentos

El desarrollo vertical de la construcción de viviendas tiene un costo que se compensa por el número de habitantes propietarios que lo paga. En las áreas de la ciudad más densamente pobladas, con alta concentración edilicia, los edificios de apartamentos permiten a muchas personas vivir sobre puntos neurálgicos urbanos.

Allí está el valor agregado de estas unidades de habitación. Los gastos comunes liberan a los propietarios de realizar tareas rutinarias de mantenimiento.

Adicionalmente los apartamentos (departamentos) parecen garantizar algo más la seguridad personal y de bienes propios. El valor de estas unidades para vivir suele compensarse por su cotización en el mercado, en función de la exclusividad del lugar de la ciudad donde se ubican.

Las personas o las familias acceden a vivir entre paredes a distinto nivel del suelo y hasta sacrificando incluso la vista a la calle, cuando eligen un apartamento en la ciudad. Lo hacen por la proximidad al trabajo, a los servicios y a las provisiones.

Es posible que también elijan vivir en apartamentos porque no encuentran alternativas de vivienda que consideren válidas. Como consumidores obligados en un mercado condicionado, distorsionado por la oferta especulativa de edificios de apartamentos.