Casas con jardines y césped

Nada parece mejor que una linda casa rodeada de jardines. El sueño de una casa propia a menudo se ve en una escena donde una típica casa tipo chalet está enmarcada por el verde del césped, las plantas y los árboles. Se trata de algo equilibrado, integrado a la naturaleza. La proporción entre la planta edificada y el espacio libre del lote o terreno, debe quedar a favor de la tierra.

Casa rodeada de jardín

Cuando la edificación abarca solamente 1/4 de la superficie del terreno, queda suficiente tierra para absorber las lluvias y plantas para tomar CO2 del aire, oxigenar y aportar el verde natural que armoniza la vida. Todo esfuerzo se justifica para lograr vivir en un ambiente proporcionado como lo brinda una casa con jardines.

Casa, jardín y gran ligustro

Las ciudades deben concentrar solamente en un área la actividad económica. Donde hay construcciones residenciales es necesario que se deje espacio para las plantas, árboles y superficies de césped. Cuando la urbanización es dilatada, la calidad de vida mejora. El desarrollo de las viviendas en sentido vertical sacrifica jardines y contacto de buen grado con lo natural.

En países con escaso territorio y una tradición en el desarrollo de ciudades, puede comprobarse un aprecio por la tierra, a través de urbanizaciones donde se multiplican casas con jardines. Sin embargo, en otros con extensos territorios a poblar se ve lo opuesto. Una paradoja. La economía y su desarrollo tienen la respuesta, puede aclarar cómo ocurre la inversión de energías y recursos en un sistema para conseguir mejor calidad de vida. El espacio y los jardines son recursos valiosos en tal sentido.

Cómo hacer crecer el césped rápidamente.

El césped del jardín

¿Está cansado de «ver crecer su césped»? En otras palabras, ¿le gustaría tener un césped natural, verde y fresco en un período breve de tiempo? ¿Su jardín tiene lugares con espacios huecos sin césped?. Tal vez se está acercando un evento especial para el que le gustaría que su césped se vea bello. Hay muchas opciones a considerar, algunas de ellas toman una semana y otras un mes. Usted deb saber cuánto tiempo requiere para que su césped crezca y decidir cuánto dinero está dispuesto a gastar.

En primer lugar, tendrá que elegir qué tipo de césped desea hacer crecer en su jardín. Asegúrese de escoger la semilla adecuada para el clima y el área adecuada. Hay semillas de césped natural para estaciones frías, semillas para césped de estación cálida, y el césped de transición. Si decide plantar semillas de césped, este método tomará más tiempo para ver los resultados. Normalmente, el césped experimentará un crecimiento dentro de la semana, pero para un césped de jardín completo, puede tardar hasta un mes. También es el método más barato.

Para ello es necesario trabajar el área que se sembrará con un rastrillo de metal y de esta forma crear pequeños surcos donde las semillas se pueden depositar y dejar crecer. Extienda una capa de tierra para macetas en el área o para los céspedes naturales grandes use arena, limo y arcilla. Extienda las semillas. A continuación, añada otra capa fina sobre la parte superior o utilice una capa fina de estiércol.

Un método más rápido es la hidrosiembra, una mezcla de semillas de césped, fertilizantes, agua, una sustancia pegajosa y fibras de madera de color verde que se pulverizan usando una manguera de alta presión. Este método funciona gracias a la mezcla de la semilla con agua y fertilizante, que obtiene un crecimiento más rápido, por lo general toma entre dos y tres semanas. Usted probablemente tendrá que pagar entre seis y doce centavos de dólar por pie cuadrado para efectuar la hidrosiembra de su césped natural.

El método más rápido pero a la vez, el más caro es comprar césped natural e instalarlo en su jardín. Dado que los tepes de césped natural ya están crecidos con raíces y tierra unida, es por lejos el método más rápido para tener un césped natural, verde y hermoso de inmediato. Usted puede poner si mismo el césped o una empresa puede encargarse de ello. El costo puede variar entre los 30 a 60 centavos de dólar por pie cuadrado de césped, según el tipo de césped que haya elegido.

Por último, mantenga el césped natural bien regado para garantizar el crecimiento de las semillas y el césped, sobre todo cuando observe que la capa superior del suelo se ve seca.

¿Casas iguales o casas semejantes?

En las urbanizaciones residenciales actuales se advierten dos tendencias.

Una es la de hacer casas diferentes unas de las otras, de tal modo que cada propietario consigue expresarse y definirse por la forma, el tamaño y el aspecto de su vivienda. La otra es la de diseñar las casas de modo que sean y se vean casi iguales. Esto segundo suele caer bajo la crítica de muchos, porque la igualación exterior en principio atenta contra lo personal, lo individual y hasta lo cultural propio de los habitantes de una casa.

Casas semejantes

De tal modo que hay dos polos debido a estas tendencias y en ambos se observan resultados desafortunados que contrarían el propósito buscado en cada sentido por cada una de las tendencias. Si las casas son muy diferentes, el conjunto urbano pierde homogeneidad y con ello una identidad cultural. Cuando las casas son iguales, por ejemplo las viviendas sociales, el conjunto urbano tiene la identidad de quien lo ideó, pero no muestra signos de las identidades de los habitantes, quienes realmente usan las casas y tienen la necesidad de expresarse exteriormente, en sociedad, desde sus casas, como ocurre en cualquier cultura.

Se podría afirmar que las casas iguales de los planes de gobierno por programas de vivienda social o surgidas del tablero de algún diseñador de conjuntos urbanos residenciales, aculturizan, niegan las culturas e imponen un modelo. Mientras que podemos decir que las casas muy diferentes entre si, propias de caprichos individuales, no desarrollan una cultura porque no aportan a una identidad compartida y necesaria para la comunidad. En ambos sentidos se suele caer en el error urbanístico que desvirtúa el propósito de la motivación de la tendencia.

Un enfoque mejor para este problema es aquel que permite contemplar un conjunto homogéneo urbano con diversidad individual. Las casas pueden tener características de diseño que claramente las diferencien y puedan así ser individualizadas, a la distancia y a simple vista. Las villas suelen mostrar esa combinación entre la identidad del conjunto y la de las casas que lo conforman. Los techos suelen jugar un papel importante, los materiales de construcción también.

Los edificios de viviendas colectivas requieren de un diseño unificador, allí está expresada su identidad. Pero las casas son las unidades en sí mismas y cada una, por lo tanto, debe presentar un perfil propio que la identifique. Esa diferenciación permite la discriminización y de allí el reconocimiento del espacio que alguien habita. Una casa bien identificada es más ubicable, se la encuentra con mayor facilidad. El hombre hace la casa pero esta le ayuda al hombre a hacerse de un lugar en el mundo, como una prótesis que le acompaña desde hace miles de años. La casa protege a la familia, que es la célula misma de la sociedad.

La armonía social es orquestada en grado importante por la urbanización, una desarrollada con inteligencia. Ni casas iguales, ni casas distintas, son las casas semejantes aquellas que contribuyen a la armonía. Semejantes no iguales. El tejido urbano aporta un modelo inspirador, incluso educador, un medio tangible que recuerda permanentemente como es mejor vivir. La vida es un fenómeno social y de comunicación, en un marco. El planeta por ejemplo es nuestra gran casa, la vivienda de la humanidad.