La casa chorizo en el Río de la Plata.

Se le llama popularmente así a un tipo de diseño de vivienda que llegó a ser muy común en Buenos Aires y Montevideo.

Se trata de un diseño singular de viviendas construidas por inmigrantes italianos partiendo de la casa pompeyana cortada por la mitad.

Los lotes donde estas casas se encuentran edificadas son angostos, tienen solamente 8,66 m de ancho. Así es en Buenos Aires.

Media casa resultó un tamaño apropiado para encajar una vivienda en esa medida. Hay referencias de estas casas más allá del Río de la Plata, por ejemplo en el sur de Brasil y en México.

Casa chorizo con fachada decorada por pintura

Hay casas chorizo en otras ciudades de países, pero son raras, por ejemplo existen también en México y España, Buenos Aires las tiene en gran cantidad y también se ven muchas casas chorizo en Rosario y en Montevideo, capital del Uruguay.

Parece que la casa chorizo está vinculada a la cultura del Río de la Plata, una característica urbana relacionada a la inmigración europea.

La casa chorizo de Carlos Gardel

La mayoría de las casas chorizo se edificaron en la primera mitad del siglo 20. Los constructores fueron inmigrantes italianos. Todas las casas chorizo son una sucesión de piezas sobre una medianera con un patio a lo largo de la otra medianera paralela. Cada pieza tiene una puerta ventana que da al patio. Entre las piezas y el patio hay una galería.

Departamento en casa chorizo ampliado, PH reformado modernizado

Se le llama pieza a la habitación de la casa. En terrenos largos o profundos, suele haber más de una vivienda, son departamentos al fondo a los que se accede por un pasillo lateral, paralelo a la medianera del patio.

Planta y corte a lo largo de una casa chorizo típica

Existen casas chorizo muy largas, con sucesiones de departamentos que tienen accesos por un pasillo angosto el cual llega al centro de la manzana o bloque de viviendas, incluso hay con salida a otra calle, formando un letra L.

Casa chorizo reformada deja ver su diseño original

La casa chorizo es un tipo de vivienda basado en un diseño típico, pero puede tener diferentes estilos dados por las terminaciones y decoraciones, sobre todo en la fachada, cara visible de las casas chorizo.

Fachada pintada de casa chorizo

Hay casas chorizo de estilo Art Nouveau, Art Decó y estilo Italiano, son las más comunes, también en Italianizante y hasta alguna con terminaciones de estilo Francés pero estas no son menos frecuentes de ver.

Algunas casas chorizo tienen un local comercial al frente, El inicio de la casa chorizo puede estar en la misma linea municipal o con un retiro de unos tres metros donde suele haber jardín.

Casa chorizo remodelada, modernizada

En el diseño de la casa chorizo predomina el desarrollo lineal de los ambientes, sucesión de piezas sobre una medianera. La cocina y el baño están al fondo, algunas tienen un vestíbulo vidriado, con vidrios partidos en soporte de hierro.

Una casa chorizo reciclada

Las casas chorizo no son casas Modernas aunque pueden tener características del Modernismo como el Art Nouveau. El diseño y los estilos de las casas chorizo contrastan con el de la casa Moderna.

Casa chorizo estilo Art Deco con trepadora al frente

Ahora, en el siglo 21 cien años después de la proliferación de construcciones para vivienda con diseño casa chorizo, muchas son transformadas, reformadas, recicladas, modernizadas.

Departamento en casa chorizo, reciclado, modernizado

Es curioso comprobar que la mayoría no son convertidas a casa cajón, mantienen el diseño de casa chorizo e incluso varias hasta el espíritu.

Casa chorizo remodelada, modernizada contemporánea

Las casas chorizo en Buenos Aires.

Las primeras casas de este tipo parecen haber surgido de la posibilidad del propietario de subdividir los grandes lotes de áreas céntricas de las ciudades, haciendo densa la ocupación con la construcción de nuevas viviendas para generar una renta inmobiliaria aprovechando el rápido crecimiento de la población de algunas zonas.

Es improbable que el origen de este tipo de casa haya sido producto como se dijo de la simple división por el eje central de la antigua casa colonial, llamada casa de patios, o de la mitad de la casa romana o pompeyana.

La expansión de la mancha urbana permitió disponer de lotes reducidos, accesibles a pequeños propietarios o locatarios de casas que pueden solo ser construidas en esta tipología, cuya principal característica es la reducción del tamaño de las partes, sin que estas pierdan ciertos atributos comunes con la familia de la casa de patios.

De allí que la denominada casa chorizo se constituyó como la opción viable, utilizada en fracciones cada vez más chicas e independientes que ya no resultan de la subdivisión de un lote mayor. Surge así un tipo de hábitat, al menos para Buenos Aires, que irá caracterizando los sectores aledaños a la antigua planta de la ciudad.

Hacia fines de los años 30 desaparece la casa chorizo porque no conforma a las instituciones civiles y al Estado en su lucha por reformar los modos de vida de los sectores populares.

Aunque la casa chorizo planteaba una situación más tolerable que el conventillo, no llegaba a los estándares planteados por los higienistas y los reformadores sociales, tampoco se adaptaba bien al
proceso de contracción de la planta y la habitación promovido por la especulación inmobiliaria.

Por lo tanto, puede precisarse que el final del ciclo para la casa chorizo está relacionado con el inicio de la Arquitectónica Moderna y la crítica a este tipo de espacio con el argumento de que su conformación abierta parece favorecer la promiscuidad y la ausencia de privacidad.

La formación de la idea de familia nuclear moderna implica un cambio drástico en las
formas del habitar.

La necesidad de contar con un control y unidad mayor de la vida familiar será el punto inicial para que desde partidos políticos, prensa, organismos estatales y asociaciones civiles, comience una campaña tendiente a desacreditar este tipo de hábitat, en consideración de la función disgregadora de este género de vivienda, su ausencia de unidad, su imposibilidad de adaptarse a los nuevos enseres domésticos que la revolución técnica permite incorporar a la casa.

Caracterizando de esta forma el programa de la casa colectiva, se observa que fue desarrollado fundamentalmente por instituciones que asociaban la reforma del habitar con la reforma social: Comisión Nacional de Casas Baratas, Cooperativa El Hogar Obrero, la Unión Popular Católica Argentina, y organismos estatales, como la Municipalidad de Buenos Aires.