Información sobre las casas recicladas.

Otro ciclo de vida útil para una construcción residencial gracias al aprovechamiento de materiales usados y volver a usar viejas estructuras.

Al reciclar para construir una vivienda se rescatan materiales que por la vía usual es desechable, y viejas estructuras, se aprovecha así lo fabricado una vez y partes construidas sin necesidad de volver a producirlas.

El reciclaje es además una alternativa de vida útil adicional para estructuras que se encuentran en mal estado pero tienen valores que vale la pena rescatar, por ejemplo características arquitectónicas singulares, y que de otra forma pasarían a demolición generando muchos desechos.

Los restos de una casa pueden ser también los materiales para hacer una vivienda nueva, y pueden aprovecharse incluso en el mismo sitio de la construcción.

Casa con paredes hechas de botellas recicladas
Una casa con paredes hechas de botellas de vidrio recicladas

Hay posibilidades de reciclar distintas estructuras que fueron diseñadas para otros fines como: barcos, tanques de depósito de agua, incluso fuselajes de aviones. De tal modo se puede edificar una vivienda nueva a partir de materiales que de otra forma estaban destinados a desechos.

Tenga usted en cuenta que la industria de la construcción es una de las más contaminantes del medioambiente.


Par de barcos reciclados como una vivienda urbana
Dos barcos reciclados ahora se han convertido en una casa residencial

Casa construida con materiales reciclados
Curiosa casa ecológica hecha con materiales reciclados

Silo metálico cilíndrico reciclado a vivienda
Silo de metal reciclado ahora es una casa pequeña de dos plantas

El proceso de reciclado o reciclaje hace un aporte valioso a la sustentabilidad en la arquitectura. Reciclar es una medida de carácter ecológico y cada vez se la tiene más en cuenta en todos los ámbitos, debido a la tendencia por el compromiso creciente para con el medioambiente.

Basura en la ciudad ¿qué hacer?

La ciudad y los desechos que se acumulan cada vez más, el problema de la contaminación, la suciedad y la limpieza del ambiente común.

Para cuidar la limpieza de una ciudad, hay que ensuciar menos y tratar la basura por medio de su reciclado. El incremento del consumo deriva en la producción de basura en grandes proporciones.

La basura debe ser procesada igual que otro producto y es necesario resolver el problema a escala. Mejor es producir menos basura y causar la menor suciedad posible en las casas y en la ciudad.

Si bien la basura puede aportar materias primas que se aprovechan muy convenientemente en la producción de bienes, por ejemplo eso es claro con el papel y los plásticos, debe considerarse siempre el generar menos desechos.

Latas usadas de bebidas para desechar
Basura de la ciudad, envases de metal para reciclar

Los residuos orgánicos además bien pueden ser procesados en la casa recurriendo a la compostera.

Reciclar hoy es un asunto del mayor interés y toda una prioridad.

Reciclando se neutraliza el resultado incómodo de la producción económica, como lo es la basura y la suciedad asociada. Pero, es necesario tener conciencia sobre la función del reciclado como recurso para la solución de problemas, como aquellos causados por la basura. 

En buena medida se debería asumir el compromiso para el reuso de materiales de desecho porque el reciclado es un paliativo al problema de acumulación de la basura, tal proceso no debería estimular una mayor producción de bienes por sí mismo. Hay un problema no resuelto aun y es el exceso de consumo. 

La educación bien puede enfocar este asunto y ayudar a resolverlo de forma inteligente. Claro es que hay quienes pueden argumentar muy racionalmente que el reciclar desechos aporta materias primas al ciclo productivo. 

Es algo obvio, pero en tal sentido, según esa lógica, habría que estimular el reciclado de materiales para hacer nuevos productos y eso se ve en primera instancia muy positivo. 

Ahora bien, se estaría estimulando así al mismo tiempo el consumo, ya que se hace imprescindible el reciclado para aportar materia prima al trabajo de reciclar, una tarea más creada en la economía. 

El exceso de consumo, entonces, aunque se resuelva efectivamente y para siempre el problema de la basura, puede también afectar directamente al organismo. Todo exceso de consumo es potencialmente nocivo y algunos consumos particularmente lo son específica y probadamente.

Urbanísticamente, ahora no se ve apropiado estimular el consumo, y entiéndase estimular el consumo para desarrollar la actividad económica. Se puede oponer un argumento de peso sobre este fenómeno y es que: si no hay consumo no hay producción y de tal modo no hay círculo virtuoso de la economía. 

Por el otro lado, estimulamos el consumo y por ello impulsamos la producción de bienes, servicios y el desarrollo económico, pero también tengamos en cuenta que ensuciamos más, contaminamos y enfermamos por excesos de consumo. 

La industria de la construcción es una de las más importantes en el mundo y por su escala resulta muy contaminante, desprende CO2 en grandes proporciones al ambiente.

Este asunto problemático, es uno de los más importantes para resolver en este siglo. La educación basada en el conocimiento actualizado y científico puede ayudar mucho a las personas comunes a corregir despropósitos del vivir cotidiano, como sería el vivir para consumir, algo que hoy le ocurre a muchas personas en la vida urbana en anomia.

Si ayudamos a las personas a vivir para disfrutar de la vida, en parte consumiendo y en parte oponiéndose a consumir, sobre todo al consumir en exceso, lograremos un buen avance social y económico, sobre todo en las ciudades. Porque las ciudades pagan caro el consumo y su exceso, por ejemplo es realmente costoso remover basura y limpiar la suciedad.

La basura y la suciedad degradan la calidad de vida en la urbe.

Comer es saludable, hacer ayunos eventualmente también lo es. Dar algo es gratificante, pero también lo es acompañar simplemente a alguien y hasta hacerlo en silencio. 

Llenar una casa de objetos puede quedar bien, sin embargo hay casas minimalistas que parecen cajas vacías y en ellas está lo más esencial para vivir. Son ejemplos de cara y seca que pueden ayudar a entender.

El consumo puede serlo tanto de bienes como de servicios, en ambos casos se producen desechos que incluso llegan a ser muy contaminantes para el medioambiente.

Es necesario analizar los procesos de la actividad económica e identificar los desechos que genera, y relacionar ese fenómeno con el tipo y grado de compromiso por la calidad de vida. La ciudad hoy está seriamente afectada, ahora los centros urbanos están obligados a crecer para albergar gente que acude a ella desde zonas rurales para vivir permanentemente. 

En todo el mundo esto es así. La gente sale del campo y se dirige a la ciudad para residir, una tendencia que últimamente se acelera. Por ello, la ciudad debe funcionar de un modo que aunque más complejo sirva para encontrar equilibrios, hace falta conciencia, más ciencia y mayor integración de tecnología. 

Los servicios educativos de la ciudad deben colaborar retroalimentando a la población con valiosa información.

La educación es una herramienta muy útil para producir menos basura, para ensuciar menos los ámbitos de la ciudad y también para actuar con el voto democrático ante las autoridades que deben estar controladas en sus funciones efectivas por una mejor vida urbana.

La recolección de basura debe contemplar la clasificación
Basurero público