Techo verde

Techos ecológicos azoteas verdes en las viviendas

¿Cuando fue la última vez que usted se alejó de la ciudad después de la puesta de sol? ¿Se ha dado cuenta que una vez que se distancia de las casas disminuye la temperatura?

Esto es más evidente durante la noche cuando casi no hay brisa, ya que inmediatamente usted puede reconocer la forma particular en que nuestro entorno genera el calor acumulado. 

Existe un nombre para este fenómeno: el efecto isla de calor urbana.

Cuando el concreto, los ladrillos de los edificios de la zona y el asfalto de las calles sustituyen a las capas permeables de vegetación de los alrededores naturales se genera las islas de calor urbanas.

Luke Howard, un meteorólogo británico, fue el primero en ser consciente de la capacidad de los pueblos y ciudades de generar
el calor de esta forma, fue a principios de 1800.

Dibujo que muestra la influencia en el clima de una ciudad
Esquema del fenómeno isla de calor de las ciudades

Desde el año 1800 los edificios han cambiado, y las ciudades se han extendido limitando los espacios naturales.

Además se ha introducido más técnica mecánica y tecnología, desde automóviles al aire acondicionado, que incrementa el calor en los lugares donde la gente vive.

Los satélites actuales nos permiten medir la temperatura con mucha más precisión en las regiones urbanas y rurales.

Los resultados revelan que el paisaje natural es más frío que el de las islas de calor urbanas generadas.

El aumento de temperatura se produce por el consumo de energía adicional de una gran cantidad aparatos eléctricos que en consecuencia también producen contaminación en el aire, y calor en exceso liberado al ambiente.

Isla de calor
Un dibujo que muestra el efecto del calor en el clima

El aumento de la contaminación y de la temperatura que se ve en los pueblos y ciudades hace que estos lugares sean menos confortables, e incluso pueden tener una influencia negativa sobre la salud y el bienestar de la gente que viven y trabajan en estas zonas.

Las aguas pluviales se calientan mientras pasan por superficies no porosas como los edificios y calles por lo que, cuando llegan a los canales pueden dañar los ecosistemas sensibles.

A veces los diseñadores y planeadores urbanos necesitan crear complejos sistemas de canales, para alejar el agua de lluvia de los centros de población antes de que causen problemas.

Lea sobre unas ideas para mejorar la ciudad en el blog asociado.

Simulación por computadora de un techo verde
Un techo verde ecológico con plantas

El agua de lluvia a veces se mezcla con las aguas residuales y da lugar a problemas de salud y dificultades mayores para los ecosistemas.

Alrededor de la mitad de los seres humanos vive en ciudades y esta cifra va creciendo cada año.

Puesto que no podemos alterar la decisión de dónde vive la gente, los organizadores urbanos buscan técnicas para crear áreas donde vivir, que sean mucho más saludables y con consumos de energía más eficientes.

Lea sobre las viviendas con visión ambiental en una entrada del blog asociado.

Techo verde
Un techo con plantas naturales y sistema de drenaje

La gran mayoría de la superficie de cualquier ciudad la ocupan los techos, las azoteas abarcan una extensión enorme.

Como la mayoría de las veces están fuera de la vista son ignorados por las personas, pero en realidad representan un ingrediente esencial en la creación de las islas de calor.

Cada objeto tiene la capacidad de reflejar la radiación del sol. Las superficies en una zona que tienen una capacidad mayor para reflejar la radiación solar, ayudando a mantener la estructura menos caliente.

Los tejados tradicionales de asfalto reflejan un 26% de la radiación del sol. El resto de la radiación solar es absorbida, lo que produce calor que se queda en la zona cuando no hay viento.

Un techo ecológico posee un buen índice de reflejo de radiación solar. Las estructuras con estos techos o azoteas verdes son más frescas, ya que proporcionan sombra y aislamiento térmico.

Intervención ecológica
Plantas en la ciudad para reducir el calor

La capa de techo vegetal retiene el agua de lluvia. La evaporación del agua desde el sustrato de las plantas y la transpiración del agua propia de las plantas sirven para enfriar el techo y frenar para que no se convierta en otra fuente de calor urbano.

Es evidente que la sustitución de los techos convencionales por techos con plantas vivas puede desempeñar un papel crucial para compensar las consecuencias desfavorables de las islas de calor urbanas.

Editado por Héctor H. Zorrilla

Infórmese sobre el aislamiento térmico de las casas, siga este enlace a otra entrada.

Este sitio se complementa con el blog, que usted puede consultar desde la imagen vinculada a la derecha abajo. Lo publicado es para divulgar e inspirar, no se brindan servicios de arquitectura.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *