Original obra residencial contemporánea

Los colores irrumpieron en la arquitectura contemporánea

El blanco dejó de ser el color oficial de la arquitectura desde hace ya un buen tiempo.

Los nuevos edificios se han transformado y fragmentado, visualizándose el movimiento y la innovación gracias a la versatilidad de los colores. Este es el caso, de acuerdo con un estudio realizado por investigadores de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV), en España.

Edificio contemporáneo con colores
Vista en perspectiva de una edificación minimalista definida con colores

Sin embargo, todavía hay mucha gente que defiende al color blanco. “La arquitectura moderna ha sido erróneamente identificada con
el uso exclusivo del color blanco, pero no es así, es un mito”, asegura Juan Serra, profesor en el Instituto UPV para la Restauración del Patrimonio.

Viviendas en Valparaíso
Lofts a colores en pendiente en Chile

En los últimos tiempos, los colores se han vuelto a introducir en el diseño arquitectónico, y resultan una herramienta útil para la
expresión de la versatilidad de la estructura, lo que significa un cambio, expresa la falta de permanencia, y la capacidad de adaptación a las nuevas necesidades.

Residencia deconstruída en varios tonos
Casa residencial posmoderna a colores vivos en Estados Unidos

Serra y sus colegas del Colour Research Group, liderado por Ángela García Codoñer, han analizado obras de una docena de
arquitectos de los siglos 20 y 21, y por consiguiente identificaron cuatro conceptos que se pueden asociar con la versatilidad cromática:

  1. Transformación
  2. Fragmentación
  3. Movimiento
  4. Innovación

De acuerdo a lo publicado en el Color Research & Application journal, estas cuatro nociones pueden explicar la forma en que los
colores utilizados en gran parte de la arquitectura contemporánea se conciben y ponen a disposición.

Original obra residencial contemporánea
Casa colorida de un arquitecto japonés

Los colores transforman los edificios, en el sentido de que cambian su apariencia y permiten que se perciban de forma diferente. Cuando elementos móviles son colocados adelante de los edificios, por ejemplo, el ángulo y la intensidad de la luz varían.

Edificio torre en Barcelona con fachada de luces coloridas
Torre AGBAR en la noche iluminada a colores

Esto sucede con la Torre Agbar de Jean Nouvel en Barcelona. El uso de aluminio y vidrio en forma de chapa cubierta de laca altera el equilibrio cromático del edificio dependiendo de la hora, día o año. Durante la noche la tecnología LED genera imágenes con luz sobre la fachada utilizando un sofisticado sistema de hardware y software.

Colores proyectados por LEDs en la noche sobre una residencia
Casa contemporánea a colores con iluminación de LEDs proyectada

Acero, cobre, y titanio, son metales que facilitan la transformación cromática en los edificios. El titanio con un acabado gris natural se ha utilizado en la mayor parte de la arquitectura de Frank Gehry, como el Museo Guggenheim de Bilbao.

Superficies de titanio coloridas
Vista nocturna del Museo Guggenheim de Bilbao

Rompimiento, movimiento, e innovación.

El segundo concepto asociado a versatilidad cromática consiste en romper la integridad arquitectónica. Serra afirmó “los colores en el estilo Contemporáneo participan en un proceso de fragmentación doble: por una parte, el acabado exterior es independiente de la estructura del edificio, mientras que por otro lado hace hincapié en la dispersión y colisión entre los elementos del edificio”.

Residencia contemporánea a colores intensos
Original casa residencial posmoderna definida por fuertes colores

El color actúa como un código que le indica al observador que cada fragmento tiene un uso diferente, o que es un sistema constructivo distinto, por ejemplo el Mirador de Sanchinarro en Madrid, una creación del estudio holandés MVRDV y Blanca Lleó. La estructura es un gran prisma donde el color alude a las diferentes secciones del interior.

Estructura de viviendas contemporánea desarrollada en sentido vertical con colores
Mirador de Sanchinarro en Madrid, España

El tercer concepto es el movimiento. Los espacios urbanos donde los colores se desplazan a altas velocidades son emblemáticos, por ejemplo el Times Square en Nueva York, el centro de Tokio, o Piccadilly Circus en Londres, todos ellos son lugares donde la información, publicidad y el espectáculo se fusionan en proporciones iguales.

El movimiento también se puede lograr con un color estático empleando un enfoque meramente perceptivo. Serra sugiere que la gama de los colores del arco iris traen ritmo a la extensa sucesión de rayos de soporte (support beams). Este ritmo casi se puede
interpretar con la musicalidad.

Colores del arco iris en un pasillo
Pasillo a colores del arco iris en un centro educacional de Holanda

Por último, la cuarta variable que influye en la manera de usar los colores en la arquitectura contemporánea es el sentido de innovación provocado por las aplicaciones IT, no sólo en forma directa con los programas CAD, sino que también mediante la transferencia de imágenes digitales y el propio concepto de pixel aplicado a los edificios mediante un proceso de abstracción.

Colores de fachada con pixeles de LEDs
Fachada de edificio contemporáneo en Atlantic City con LEDs pixeles de colores

Enfoques opuestos al color blanco.

A pesar de las cuatro contribuciones ofrecidas por los colores, todavía hay muchos arquitectos que se destacan por el uso del blanco en su trabajo. Entre ellos se encuentra el portugués Álvaro Siza y el español Santiago Calatrava. Los sorprendentes edificios de Calatrava en la Ciudad de las Artes y Ciencias de Valencia, el Auditorio de Tenerife, o muchos de sus puentes, son los ejemplos más conocidos.

Estructura gigante de color blanco en Oviedo
Palacio de Congresos obra en blanco de Calatrava para la ciudad de Oviedo

Según Serra, en los últimos años los dos enfoques extremos han vivido al lado del otro: los arquitectos que se esfuerzan por trabajar con la variedad cromática y los defensores del color blanco. Serra sugiere que a veces lo hacen en virtud de un deseo consciente de contención formal y expresiva, y otros por el deseo casi inconsciente de alinearse con la arquitectura Moderna que se asocia erróneamente con el blanco.

Estructura de arquitectura contemporánea en blanco
Obra arquitectónica en blanco de Álvaro Siza

El debate incluso ha pasado a la arquitectura comercial. Parece que hay una tendencia al uso del blanco y el gris en el frente de las casas. El público percibe estos colores como más atractivos y glamorosos. En el pasado se aplicaba cal principalmente por razones higiénicas.

La afirmación de los expertos es que el uso de los colores en la arquitectura presta especial atención al contexto y al paisaje, aquello que rodea el edificio.

Editado por Héctor H. Zorrilla.

Lea la entrada aquí publicada sobre los colores para entender su  fenómeno, siga este enlace.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *