Diseño futurista

El mito de la Casa del Futuro

Unas imágenes del mañana que esperábamos para el año 2000.

Es gracias a las películas que sabemos de casas nada comunes cuyos diseños impresionan de tal modo que  son extraordinarios.

Se trata de edificaciones residenciales de lineas de arquitectura muy avanzadas, viviendas repletas de tecnología sofisticada revelada por funciones que parecen mágicas.

Es algo que nos prometía el mundo del mañana, como una visión del Paraíso realizado por el hombre en la Tierra.

Esto lo vimos a través de las pantallas del cine y por las imágenes que describen los textos de las novelas, y desde hace muchos años, especialmente esta visión proliferó en los 50 y especialmente en los años 60 anticipando realidades para el año 2000 y por el cambio de milenio.

Casa del futuro
Un dibujo de la ilusión de una casa futurista

Una visión anticipatoria, no utópica, debido a las promesas que venían de la conquista espacial y de la miniaturización gracias a los transistores y a las máquinas automáticas.

A nadie se le podía pasar que el avance de la técnica y la tecnología se iría incorporando a los hogares, y sin dudas se incrementarían las máquinas automáticas, las pantallas de televisión y las telecomunicaciones, el transporte a mayor velocidad, el aire acondicionado accesible.

Y así una mayoría de equipamiento para el hogar movido por electricidad, un sistema de distribución de energía más fácil de extender que el gas y de uso versátil.

Un modelo de casa redonda futurista americana
Una visión del futuro piscina de agua caliente en pleno invierno

Se esperaba un mundo con abundante energía, especialmente corriente eléctrica, y varios dispositivos que podrían cumplir funciones automáticas y a distancia.

Entre ellos unos más sofisticados, humanoides, los robots, asistentes con un grado importante de inteligencia y especialmente para servir a su propietario.

Dibujos animados futuristas
Los Supersónicos años 60

Pero llegó el año 2000 y mucho de lo imaginado no es realidad hasta el momento, por ejemplo los autos voladores o los robots como personal doméstico.

Por otro lado la miniaturización y los automatismos han superado las expectativas, además Internet era un recurso no imaginado y hoy es de presencia tan común en una casa como la de un electrodoméstico.

Diseño futurista
Visión de casa de vacaciones en el futuro años 50

Nuevas dimensiones antes impensadas ahora son realidad y en poco tiempo la Internet de las cosas será algo común, como es ahora el tendido de la red eléctrica y las conexiones inalámbricas de telefonía celular y WiFi.

Es la intercomunicación y la inmediatez o la comunicación en tiempo real entre personas y entre máquinas o con máquinas lo que esta revolucionando el estilo de vida.

Aquella visión de los años 60 tenía que ver con otro estilo de vida facilitado por la tecnología a nivel doméstico, incluso contando el automóvil como un equipo para el transporte relacionado directamente con la casa, casi como un accesorio doméstico para ir a trabajar, hacer compras o salir de paseo.

Proyecto Venus
Imagen futurista una casa del mañana

La casas elevadas, casi en las nubes, hoy no las vemos como se mostraban en los dibujos animados y películas, pero si contamos con unos edificios torre muy elevados en donde los apartamentos son residencias con vistas muy largas a la distancia, climatización automática, sobre todo una vista amplia del horizonte.

Hay algunos pocos ejemplos, sofisticados y para pocos, de edificios residenciales donde el automóvil se sube en ascensor y se lo estaciona en un espacio semejante al de un balcón corrido.

Una imagen del futuro, que es casi realidad, es aquella de la casa completamente autónoma con todo el confort y alta tecnología incorporada.

Una vivienda en un sitio aislado en donde es posible contar con los servicios que usualmente hay disponibles fácilmente en las ciudades.

Movilidad por el aire
Modelo de auto volador de alas plegables

Esta posibilidad asociada a un coche volador se aproxima mucho a la fantasía futurista de los años 60, el automóvil volador es ya una realidad pero falta mucho hasta que se acceda a el como un vehículo de uso común, relacionado con esto, las calles aéreas son todavía un problema complejo a resolver.

Editado por Héctor H. Zorrilla

Este sitio se complementa con el blog, que usted puede consultar desde la imagen vinculada a la derecha abajo. Lo publicado es para divulgar e inspirar, no se brindan servicios de arquitectura.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *