Contenedores reciclados en baños públicos.

Este proyecto de baños públicos spa en San Francisco promueve la salud y la sustentabilidad.

Las casas de baños, spas y saunas han sido durante mucho tiempo parte de los rituales de baño y salud alrededor del mundo, por ello un emprendimiento en San Francisco busca traer la misma tradición a nuevas áreas urbanas impulsando actividades saludables.

El nombre del proyecto es SOAK, los diseños son de Rebar Art & Design como un spa pop-up hecho con contenedores reciclados para poder construir en cualquier lote disponible en el área urbana.

El diseño incluye calentador solar de agua, paneles fotovoltaicos, recolección de agua de lluvia y filtración de aguas grises para reducir el impacto de su uso.

Proyecto de baños públicos ecológicos autosuficientes para San Francisco

Se trata de unos locales para el relax y la higiene saludable, pero esto no significa que hay agua fluyendo en grandes cantidades hacia los drenajes, el proyecto contempla un uso eficiente y en buena medida sustentable de los recursos.

El emprendimiento SOAK apunta al hedonismo saludable y sustentable para la ciudad, mientras da impulso a áreas que requiere de soporte. Las imágenes aquí son del renderizado del proyect

Vista interior de uno de los espacios con bañera de agua caliente

Las instalaciones rápidas y temporarias en base a contenedores de mercaderías reciclados pueden ser instaladas en cualquier espacio de tierra urbano y actúan como un destino y razón para que la gente las use y vuelva, mientras el desarrollo de la zona ocurre.

Diagrama de las instalaciones

El contenedor spa viene con su propia infraestructura y funciona mejorando el sitio y el área hasta que ocurra su crecimiento y desarrollo, entonces puede ser desarmado y trasladado a otro sitio necesitado de soporte.

El spa incluye un sauna, bañeras de agua caliente, pileta de agua fresca, un espacio lounge, un vestuario, un jardín, y un deck arriba. Para reducir el impacto del consumo de energía y uso de agua, el spa puede atrapar y acumular agua de lluvia y generar su propia electricidad.

De los cuatro contenedores, uno es usado como cisterna para acumular agua de lluvia, puede cargar unos 22.500 galones anuales que es el 50% del agua necesaria para las bañeras de agua caliente.

La instalación puede funcionar completamente sin estar conectada a la red, hace uso de colectores solares térmicos para calentar agua, y con paneles fotovoltaicos provee de energía eléctrica para hacer funcionar el sauna, iluminar y otras necesidades de energía.

El agua usada es filtrada y procesada en los jardines antes de ser descargada al suelo. De esta manera, solamente las aguas negras de los inodoros van directamente a las cloacas de la ciudad. Todas las aguas grises van a recargar los acuíferos.

Con instalaciones optimizadas como sanitarios de bajo flujo, sistemas eficientes en el uso de energía, se hace un aprovechamiento óptimo del agua y la energía eléctrica.

Este proyecto fue presentado en kickstarter.com pero lamentablemente no alcanzó a recaudar la cifra puesta como meta 240.000 dólares, apenas logró un 11% aproximadamente en enero 2014.

A pesar de no lograr el propósito la idea puede ser inspiradora, es una idea innovadora muy interesante, bien podría funcionar en clubes, barrios cerrados, o urbanizaciones privadas. Fuente SOAK baños públicos en San Francisco usando contenedores reciclados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *