Perfil de madera y piedra

Cabaña pequeña refugio solitario en Noruega

Un noruego decidió hacer realidad un sueño de la infancia, anhelo que también lo fue de su padre y su abuelo, se trata de un refugio.

Ubicado en un sitio muy alejado, realmente solitario, donde en otros tiempos se hacía una parada para liberar allí las ovejas a que pasten en la montaña en primavera y recogerlas en el mismo lugar en el otoño.

Refugio de montaña en Noruega
Perfil de la solitaria cabaña en verano

Fue su gran inquietud durante 40 años. Como el primero de su familia que se trasladó a la ciudad logrando hacer algo de dinero, decidió levantar allí un refugio, una cabaña pequeña y singular, como un tributo a la memoria familiar.

Marco natural del refugio
Otra vista panorámica del lugar abarca a la cabaña

El lugar se encuentra en un fiordo noruego, alto en las montañas, más arriba de la villa de Etne, donde su familia ha tenido una granja y vivía de trabajarla desde el siglo 16. Es necesario caminar trepando por tres horas para llegar a ese sitio, y tanto en el pasado como ahora, no hay caminos, el punto es realmente desolado. Al final del verano, en la temporada fría se acumulan allí hasta 25 pies de nieve, unos 7,5 metros.

La cabaña con techo curvo de césped
Perfil de la cabaña con la fachada más cerrada

Los ancestros nunca pudieron hacer en ese sitio un refugio que bien les hubiera servido, eran sumamente modestos, nunca contaron con los recursos. La idea entonces fue construir un refugio pequeño usando técnicas de construcción tradicionales, haciendo que la estructura se asimilara al sitio, de tal modo que llegara a impresionar como si siempre hubiera estado allí.

Marco natural del refugio
En el paisaje panorámico no se advierte fácilmente la cabaña

El gestor de la idea buscaba un espacio en donde pudiera acomodar miembros de su familia, con la imagen en mente de las 21 personas que dormían en la planta baja de la granja familiar, además deseaba contar con una fuente de calor y cocina básica, simplemente una encimera y gabinetes, el sitio no tiene electricidad ni agua corriente de red.

Otra cara del refugio
Perspectiva y fachada con amplia ventana

Es una cabaña que apela a la idea de un refugio de tiempos ancestrales. El nombre del proyecto es Akrafjorden, también Field Fjord que es como lo llama el propietario. Desde ciertos ángulos
esta cabaña se ve como un bulto o joroba en la cama de roca del glaciar. Usted no puede verla fácilmente en una panorámica del lugar. Además esta construcción es respetuosa del ambiente y no solamente de la memoria de su padre y abuelo.

Perfil de madera y piedra
Fachada con ventanas pequeñas

Una mirada de cerca revela que es una construcción de piedra seca y madera con pasto en el techo y unas ventanas a los lados. Tiene forma orgánica. Fue una compañía de construcción especializada en edificios para deportes extremos la que se tomó un año de trabajo para completarla. Primero se prefabricó la estructura completa, se la desarmó en módulos y entonces fue trasladada al sitio en vehículo de nieve y helicóptero.

La cabaña en temporada cálida
Perspectiva desde el codo cubierto de piedra seca

También con un helicóptero  el propietario lleva los viernes al sitio a su familia, son cuatro miembros y el perro de la casa, el helicóptero también los pasa a buscar el lunes por la mañana. Durante la semana solamente tienen una oportunidad de estar en este refugio.

Mesa exterior de piedra y larga banqueta
Espacio exterior para reunirse

El clima del lugar es muy hostil, la nieve cubre la cabaña por completo en invierno, la curvatura del techo ayuda a repartir la pesada carga. Fue construida con una estructura de metal a la cual se aplicaron tirantes gruesos de madera de pino del lugar, luego se le agregaron planchas de madera para cubrir por encima con una cama de tierra y pasto. Una viga de acero corre horizontalmente para anclar la estructura a una fundación de concreto. La fachada norte está enchapada con acero, es la que tiene pequeñas ventanas, y la sur tiene la gran abertura con vidrio,  con la mejor orientación para recibir luz solar y en donde se derrite antes la nieve.

Arriba el loft y un poste con ranuras para trepar
Vista del interior cubierto de madera

Para hacer de barrera a los vientos del Océano Atlántico, la piedra seca fue aplicada en el lado este. El pasto del techo absorbe vibraciones cuando sopla viento fuerte. Es una construcción de técnica simple y baja tecnología, pero se trata de una obra de arquitectura pequeña muy bonita.

Asientos cama alrededor
Chimenea en el centro de la sala

Vea otra cabaña de madera pequeña y económica construida en Francia, que se abre de forma amplia para comunicarse con el entorno natural, una pradera.

La ventana hace de marco al fiordo
Chimenea en el centro y loft a la izquierda

La curva del techo crece a los 14 pies (4,27 m) permitiendo bastante espacio en el interior como para ubicar un loft extendiendo así la capacidad a los 215 pies2, casi 20 m2, debajo del loft está la cocina, el resto de la planta principal sirve de living room, con chimenea en el centro y banquetas rodeando el lugar del fuego por los cuatro lados.

 

La familia disfruta de sentarse y mirar por la ventana a través de las llamas. Las banquetas están pensadas para que cualquiera se pueda tirar cuando lo desee y dormir, fue un gran desafío de diseño encontrar la mejor distribución del espacio. Vea otra cabaña de madera muy original en Noruega publicada en el blog asociado.

Planta baja asientos y encimera
Sector de la cocina bajo el loft

En la mañana reciben familiares y amigos, cocinan afuera, pescan, o miran animales, ovejas pastando en la proximidad, evocando así la experiencia del propietario en su infancia. La diferencia entre aquellos tiempos y ahora es la forma de acceder, caminando lleva tres horas, pero desde la casa de la familia en Oslo, es necesario conducir 5 horas y lo hacen en un Audi A6 para luego cruzar el fiordo en una lancha.

Para ver las fotos de etapas de la construcción de la cabaña, que son varias e interesantes, siga este enlace al sitio web desde donde  la seleccioné.

5 pensamientos en “Cabaña pequeña refugio solitario en Noruega”

  1. Bueno, que decir, me ha dejado sin palabras.Soy arquitecto hace 40 años y es de lo mejor que he visto en mi carrera.
    Su concepción arquitectónica ha sido una simbiosis muy bien lograda entre la necesidad espiritual del cliente y el deseo de hacer algo diferente de los diseñadores.
    Demostraron que se puede hacer arquitectura con 4 piedras y unas cuantas tablas de madera. Los felicito y al propietario que cumplio con su sueño. Bogotá,Colombia,Suramerica.

  2. Muchas gracias por dejar su pensamiento. La buena arquitectura es emocional, apela a las formas y materiales para responder a las necesidades y sensibilidad de las personas, y no solamente los residentes. Saludos.

  3. Hola, siempre un muy buen apoyo en la constante, en el ritmo de la construcción, las buenas obras inspiran.
    Felicitaciones por compartir este trabajo, la verdadera escuela, esta en quienes ofrecen sus preciadas e innovadoras ideas.
    saludos cordiales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *