Biomasa para dar energía a los hogares.

Las fuentes de energía renovables que emiten CO2 sin alterar el equilibro natural se pueden aprovechar con equipos domésticos y comunitarios.

Gracias a la industria y a los avances científicos, ahora los ingenieros están en condiciones de desarrollar proyectos que permiten equipar una vivienda o servir en una urbanización para convertir materia orgánica en gas o producir agua caliente.

El gas obtenido de biomasa permite hacer funcionar equipos electrógenos y se aprovecha muy bien en una casa para cocinar o calentar agua y también calefaccionar sus ambientes.

El agua caliente de caldera alimentada con biomasa brinda fluido para uso sanitario y calefacción central de la vivienda.

Caldera a biomasa

La biomasa puede ser aprovechada en alto grado por equipos procesadores especialmente diseñados de modo que se obtenga un máximo de rendimiento energético, mientras se generan mínimos residuos, y se emiten bajos niveles de CO2 al medioambiente.

Principales beneficios de la instalación de un sistema de biomasa en su casa o comunidad de residencia.

• Sirve para obtener uno de los incentivos por calefacción renovable que otorgan los gobiernos.
• Ideal para proyectos de energía descentralizada e independencia energética, no depende de la red.
• Disminuye las emisiones de carbono al medioambiente y reduce la huella de carbono.
• Mejora la imagen de su empresa, si usted tiene una.
Achica las facturas de consumo de electricidad y gas.

Ciclo de la biomasa

El término biomasa refiere a la materia orgánica que puede ser quemada para generar calor y electricidad.

Sistema para obtener energía de biomasa.

¿Cómo funciona esta técnica? Los principales combustibles obtenidos de la biomasa son los elementos llamados popularmente pellets, formados con aserrín, se trata de pastillas para quemar en las calderas con gran rendimiento energético/calórico. Los pellets se fabrican a partir del aserrín de madera con una especificación estándar de tamaño, capacidad de resistencia al calor, etc.

Casas de un barrio servidas por un equipo comunitario de biomasa

También se usan las virutas, productos de madera triturados que varían en gran medida de tanda en tanda. Las calderas de biomasa se alimentan en forma controlada, a menudo con el aire medido con precisión para que la combustión sea correcta.

Los pellets son elementos combustibles típicos de los sistemas de biomasa, hay otros pero estos son muy prácticos y de costo efectivo. Se venden por kilo y suelen calcularse para su depósito por metros cúbicos, un m3 de pellets pesa 650 kg.

Cada kilogramo de pellets rinde 4,9 kWh de energía o poder calorífico. Es aproximadamente la mitad de lo que rinde 1 litro de gasóleo o 1 m3 de gas natural. La gran ventaja de los pellets es que se hacen con recursos renovables y sin romper el equilibrio ambiente.

Aprovechamiento de biomasa con una caldera doméstica

Así es que 2 kilos de pellets producen energía casi como 1 litro de gasóleo o 1 m3 de gas natural. Y un metro cúbico de pellets rinde casi como 320 litros de gasóleo. Estos elementos combustibles se fabrican mayormente de madera molida y del aserrín de la industria de la madera, también pueden contener porciones de plantas como: cañas, pastos, y de cereales.

En Europa, el rendimiento económico en el consumo mensual de una casa promedio es mayor para los pellets, comparando con gas natural y electricidad. Por ejemplo al comparar con el gas el costo baja un 20% y con el gasto en electricidad se reduce a 1/3, un 66%.

Un sistema de biomasa típico implica: depósito de combustible, algún medio de alimentación del combustible para la caldera, la caldera en sí, y un depósito de energía térmica que mantiene la temperatura.

Caldera y calefactor doméstico

Las calderas de biomasa van desde las simples estufas para quemar leña, hasta aquellas que tienen el tamaño de una central eléctrica. Actualmente es común el envío a domicilio de equipos comerciales de biomasa que están listos para usar.

Su instalación es costosa, sin embargo este tipo de sistema suele contar con el apoyo financiero de muchos gobiernos, lo que lo hace una opción atractiva. Los sistemas de biomasa son usados en casas, escuelas, hospitales, y por entidades comerciales.

Funcionamiento de un equipo generador de gas a partir de restos de madera

La inversión es cubierta a largo plazo, debido a los importantes ahorros energéticos obtenidos. La caldera de biomasa es eficiente, reduce la huella de carbono, y garantiza un gran ahorro de dinero. Muchas organizaciones que buscan reducir costos y emisiones de carbono optan por las calderas de biomasa.

Las instalaciones para producir gas son especialmente indicadas en comunidades chicas y apartadas donde no hay red de servicio público o se decide reducir la dependencia para alcanzar un nivel de economía muy conveniente en el tiempo.

Estos sistemas usan recursos renovables y emiten muy bajos niveles de contaminantes al ambiente por lo que la naturaleza puede transformarlos sin perder su equilibrio, por ello hacen a la sustentabilidad de la arquitectura y en las urbanizaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *