Reforma y modernización de cocina con amplia ventana.

Muros de gruesas piedras de granito fueron abiertos en una esquina creando una moderna vidriera hasta el piso.

En una vieja construcción de piedra, Grado B, en el Área de Conservación de Portobello, Edinburgo, en el Reino Unido.

Se propuso una ampliación para que la cocina tuviera más luz y contacto con el exterior.

Pronto se hizo evidente que podía ocasionar más problemas que ofrecer soluciones, oscureciendo el interior de la vivienda al construir a los fondos, limitando la superficie del jardín.

Por esto los arquitectos que tomaron el trabajo propusieron hacer el plan más simple creando una esquina de vidrio para reubicar la cocina hacia el sur, de tal forma ingresa luz brillante en la casa.

Los muros y el acceso al jardín antes de la reforma

Trabajando con ingenieros de prestigio reconocido, los arquitectos se propusieron insertar un poste de acero de 80 mm y un listón de acero en la piedra cortada del muro, dejando un labio de metal sobre el borde para colocar un gran vidrio sin marco, de tal forma que el nuevo cierre de la abertura pasa a ser la nueva pared.

El corte en la vieja pared para esta reforma y cierre con vidrio fue cuidadosamente calculado para coincidir con lineas existentes de unión, juntas en los bloques de piedra de granito de los gruesos muros, de tal forma se acentúa la belleza y textura de la piedra, material natural cortado a mano.

La moderna cocina con isla en el centro vista desde el interior

El vidrio tiene beneficios prácticos al incrementar la superficie de piso de la cocina, hace la pared muy delgada, en este ejemplo se ganó un 15% de extensión de esa superficie.

Vista nocturna desde el jardín con luz interior
La amplia abertura vidriada durante el día vista desde el exterior

El acceso al jardín preexistente fue removido y reemplazado por un espacio utilitario y para secar ropa, con un deck de madera.

Nueva puerta lateral de acceso al jardín

Todas las paredes fueron cubiertas y aisladas, también cuidadosamente impermeabilizadas, cumpliendo con las regulaciones edilicias del lugar.

Vista en perspectiva desde el exterior de la gran ventana

Esta intervención a pequeña escala ha transformado un espacio oscuro y frío donde se encontraba la cocina en un lugar central de la casa y con gran satisfacción para el propietario que asegura le ha cambiado la vida.

Vista nocturna del sector al fondo de la vieja casa

Todo este trabajo fue completado con un presupuesto ajustado de menos de 25.000 libras esterlinas. Representa un mérito al ver los resultados.

Detalle de la encimera en la isla central

El nombre del proyecto es Bath Street Window y fue listado para el premio de pequeños proyectos 2011 de la Edinburgh Architecture Association, el premio AJ para pequeños proyectos y ganó una recomendación para el prestigioso Saltire Housing Award.

Fue publicado además en la cubierta de la revista Architects Journal de febrero 2011 y también en la tapa de la revista Beautiful Kitchens.

Bath Street Window, amplia ventana de vidrio para una cocina reformada, es obra de Konishi Gaffney, el enlace lleva a la página del proyecto en el sitio web del estudio de arquitectura.