Climatización residencial.

Dar clima al interior de la casa en verano y en invierno, permite estar confortable y ser productivos

.

Las casas son como máquinas para vivir, así lo entendió un gran maestro de la arquitectura, y se las debe acondicionar para que tengan ambientes agradables.

La electricidad y las innovaciones técnicas, han permitido hacer de las estancias en las viviendas lugares cómodos y confortables.

Con el tiempo, el equipamiento que se integra a la arquitectura de las casas agrega funciones sofisticadas, entre ellas una de gran valor es el control del clima interior, por confort, salubridad, y uso eficiente de la energía.

Especialmente, la incorporación de equipos de aire acondicionado, primero para refrigerar y luego para aclimatar tanto en el verano como en invierno, ha promovido el diseño y la construcción de casas y edificios en lugares de clima extremo.

Equipo exterior de aire acondicionado central

En los Estados Unidos gracias al aire acondicionado se consiguió urbanizar lugares de clima hostil, y avanzar poblando zonas desérticas. Gracias a equipos climatizadores el cuerpo humano puede trabajar en interiores a temperaturas confortables durante todo el año.

Hoy en día, las nuevas versiones de los equipos de aire acondicionado de uso residencial, son eficientes y de menor consumo de energía, también son equipos más versátiles para su instalación y funcionamiento (equipos divididos, control remoto, etc.).

Equipo portátil de climatización doméstica

Climatización y arquitectura bioclimática.

Climatización implica control de la temperatura ambiental, regulación de la humedad relativa, circulación del aire interior y renovación, también aire limpio con bajo nivel de impurezas.

Cabe aclarar que el término climatización suele confundirse con refrigeración por aire acondicionado, pero en realidad climatización involucra tanto la producción de aire fresco como de aire caliente, más otras cualidades para ambientar los interiores.

Ventilar y calentar o enfriar el aire, son funciones que un sistema debe cumplir para poder climatizar los ambientes en las viviendas. El control de la humedad relativa, la limpieza del aire, y la presión del aire dentro del ambiente, completan las condiciones para lograr una real climatización interior.

En los últimos años fueron adoptados en la arquitectura nuevos conceptos, y destacan entre ellos los orientados a la sustentabilidad de las viviendas. Para climatizar hoy se debe contemplar en cualquier proyecto arquitectónico desde el diseño mismo, medios que permitan optimizar recursos.

Por ello la arquitectura bioclimática se enfoca en el aprovechamiento de los recursos naturales (sol, brisas) y gracias a ellos es posible prescindir de equipamientos costosos de alto consumo de mucha energía.